Cuando uno se encuentra ante la difícil situación de no poder hacer frente a sus obligaciones, sabe que su vida a entrado en un infierno, del que es muy difícil escapar, la redención sólo se puede obtener en el mejor de los casos, si es capaz de reestructurar todas sus deudas, y negociar un plan de pago factible, que le permita ir cumpliendo con sus compromisos en los próximos años, pero no es el caso habitual. La gran mayoría no alcanza acordar un plan de pagos, por su incapacidad de generar recursos suficientes, o por la negativa de sus acreedores a aceptar un acuerdo, sea por el motivo que fuese, en ese momento, cuando todas las puertas están cerradas sólo disponemos de una salida, seguir adelante. La dificultad estriba en selecciona unos objetivos y marcar un plan para conseguirlos, para ello es importante tener claras las prioridades, y seguir unos sencillos consejos que nos pueden ayudar a salir del laberinto, en el que uno piensa que ha caído.

Primero.- Aceptar el fracaso. Hay que revisar sin miedo los hechos, acontecimientos y decisiones que nos han llevado a esta situación, analizando fríamente, cada uno de los pasos realizados, con un sentido científico y técnico, de forma racional, con lo que despojaremos, al monstruo que hemos creado en un mito.

Segundo.- Olvidarse del fracaso.  Y con esto no quiero decir no aprender de nuestros errores, sino como el primer paso al éxito. Hemos realizado un master en como no tenemos que hacer las cosas, ahora sólo podemos triunfar. El pasado pasado está sino se convertirá en un lastre que no nos dejará avanzar. Así que nuestro primer éxito será archivarlo, y en esto no podemos fracasar.

Tercero.- Resilencia.  Se entiende  como la capacidad que tiene una persona para superar una hecho traumático. Para conseguirlo debe establezca relaciones, evite ver la crisis como insuperable,  acepte que es parte de la vida, póngase nuevas metas,  realice acciones decisivas, busque oportunidades oportunidades para descubrirse uno mismo,  cultive una visión  positiva de si mismo,  mantenga  las cosas en perspectivas,  nunca pierda la esperanza,  cuide de si mismo. 

Cuarto.- Nuevos objetivos. Ahora es el momento de escoger los objetivos, no tienen que ser pequeños o grandes, sino asumibles, y encararse sin miedo.

Quinto.- Estrategia. Hay que marcar una estrategia e implementarla, ser fiel a ella y no desviarse,  que no quiere decir que deba ajustarse a lo largo del tiempo. Si es buena tarde y temprano dará resultados.

Y recuerde como dijo Thomas Alva Edison

thomasedision

O como dijo el mejor deportista del mundo

michael-jordan

Anuncios