Como ya avanzamos con la aplicación del Real Decreto-Ley 3/2016, se elimina la posibilidad de solicitar aplazamientos de los pagos fraccionados, retenciones, y el IVA, aunque en este último caso se podrá solicitar siempre y cuando se justifique que las cuotas repercutidas no han sido efectivamente pagadas.

La aplicación de la norma ha sido tan caótica e inesperada que ha sido necesario la emisión de una nota aclarando el trámite para solicitar el aplazamiento.

Las deudas antes mencionadas se inadmitirán, el resto se podrá solicitar aplazamiento o fraccionamiento, y  si no superan los 30.000€ no será necesario aportar garantías.

En el caso de autónomos podrán solicitar aplazamiento por IVA e IRPF en función del importe de la deuda:

1.- Si las solicitudes se refieren a una deuda cuyo importe global es igual o inferior a 30.000 euros, se podrán conceder los aplazamientos, sin garantías, hasta un máximo de 12 plazos mensuales, salvo que el obligado hubiera solicitado un número de plazos inferior, en cuyo caso, se concederán los plazos solicitados. La periodicidad de los pagos será, en todo caso, mensual. Se tramitan mediante un mecanismo automatizado de resolución.

2.- Si las solicitudes se refieren a una deuda cuyo importe global excede de 30.000 euros, se podrán conceder los aplazamientos, en función del tipo de garantía aportada por el deudor, y por un plazo máximo de 36 plazos mensuales, salvo que el obligado hubiera solicitado un número de plazos inferior, en cuyo caso, se concederán los plazos solicitados. Si las deudas son por IVA, será necesario, además, acreditar que las cuotas de IVA repercutidas no han sido pagadas.

Para el resto de contribuyentes, en concreto las personas físicas, en relación con el IVA, entendemos que podrán solicitar aplazamiento acreditando las cuotas repercutidas no pagadas, aunque en este último punto no se menciona en la nota, es criterio nuestro que nada impide su solicitud.

 

 

 

Anuncios