Como cada año después de las fiestas navideñas, no se podían  dar por terminadas, sin celebrar el último  exceso, el plan de control tributario. Hacienda siempre  quiere darnos el último regalo para que lo disfrutemos todo el año. Para este año sus presente se centran en:

  • Nuevas herramientas ad hoc para reforzar las inspecciones de grandes patrimonios facilitando  el análisis de planificaciones fiscales agresivas.
  • Personación en sectores con mayor riesgo de fraude en el IVA y posterior seguimiento de los contribuyentes inspeccionados.
  • Control especial de entidades que se dediquen en el ámbito de la economía digital, para excluir el pago de impuestos directos.
  • Actuaciones de control a partir de información obtenida en el marco  del Acuerdo FACTA, sobre contribuyentes con cuentas en Estados Unidos y a través del modelo CRS, se sumará la información de cuentas procedentes de 54 jurisdicciones fiscales.

Investigación patrimonial apoyada en el modelo 720 y el 750

Si usted pensaba que acogiéndose a la amnistía fiscal y informando los bienes en el extranjero era suficiente, se equivocaba, la administración no piensa abandonar este hueso, a olido sangre y cruzará los datos, y como estamos sufriendo ya están levantados actas al respecto.

El IVA y la lucha contra la economía sumergida

A través de la personación en las sedes, para  investigar si existen infradeclaración de ingresos, en actividades retail,  y en aquellos sectores con mayor actividad de economía sumergida, con especial atención  a la limitación de pagos en efectivo, analizando la capacidad adquisitiva real del contribuyente.

Intensificaran el control del software de gestión que posibilita la ocultación de ingresos.

Elusión fiscal de multinacionales

Parece que este año Hacienda pretende analizar la estructuras de planificación fiscal agresiva, estructuras híbridas, generando artificálmente gastos financieros, políticas de precios de transferencia abusivas, atribución de beneficios  a establecimientos permanentes y tributación de operaciones realizadas con residentes en paraísos fiscales. Veremos que resultados obtendrán.

El fraude en la economía digital

Las nuevas tecnologías facilitan la opacidad en las operaciones, los nuevos medios de pago y monedas virtuales dificultan el trabajo de control e inspección de todas las administraciones, por ese motivo la colaboración entre ellas, y la obtención de información de internet, prestadores de servicios on-line, fabricantes y redes sociales, se ha convertido en una pieza clave en la nueva lucha contra el fraude fiscal.

Las actuaciones están dirigidas a que las decisiones de las estrategias no sean contrarias al espíritu del BEPS (Base erosion and profit shifting)

Hacienda prestará especial atención a la utilización de testaferros, empresas fantasma, o el control de tramas de fraude del IVA, en las importaciones de productos de Asia  y en el sector de hidrocarburos.

En relación al tabaco con destino a consumidores finales se realizará controles entre particulares realizados por vía postal o a través de mensajería.

Por último  en materia de blanqueos de capitales se impulsará herramientas que faciliten la investigación de grandes organizaciones criminales.

Control grandes deudores

En el área de recaudación  se intensificarán  las investigaciones que ponga de manifestaciones insolvencias ficticias, se incrementara las actuaciones en control en materia concursal, y se realizará una exhaustiva y permanente investigación patrimonial  de deudores con elevados importes, impulsando  acciones penales  y se procederá a la revisión de los deudores previamente fallidos, comprobando si su situación patrimonial permite la realización del cobro previamente frustrado.

Directrices plan de inspección 2017.

Presentación PACTA 2017

Nota de Prensa PACTA 2017

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios